Únete a más de 1000 escritores

¡Me apunto!

15/9/17

Beneficios de leer y cómo crear un hábito de lectura diaria

crear un hábito de lectura, leer todos los días, beneficios de leer, beneficios de la lectura

¿Cada cuánto lees? ¿Todos los días, una vez a la semana, una vez al mes? Sea cual sea tu respuesta, la lectura es uno de los pasatiempos que nos aporta mayores beneficios psicológicos, por lo que incorporarla en nuestro día a día debería ser una de nuestras prioridades. Sin embargo, a veces las responsabilidades nos impiden encontrar un momento para leer y al final acabamos leyendo mucho menos de lo que nos gustaría, ¿verdad que sí? ¡Pues se acabó! Hoy os cuento cinco tips para incorporar la lectura a nuestro día a día y crear un hábito de lectura con el que nos sintamos felices. 

Beneficios de leer a diario

Antes de entrar de lleno en los consejos para leer todos los días, me gustaría compartir con vosotros las repercusiones positivas que tiene la lectura, que por cierto, no son para nada pocas. ¿Apostamos algo a que alguna no la conocéis? 

- Te ayuda a relajarte y a soltar tensiones. Se ha comprobado que leer reduce el estrés, ya que nos hace olvidar por un rato los problemas a los que tenemos que hace frente en el día a día (entregar ese informe, acudir a esa reunión, enfrentarse a una presentación en la uni...). Además, si leemos antes de irnos a dormir, conciliaremos el sueño mucho más rápido y descansaremos mejor. 

- Te hace ser más objetivo. La lectura diaria te ayuda a ver los problemas con más objetividad, ya que puedes observarlos en los propios libros y ver la actuación de los personajes ante estos, aportándote una visión más global ayudándote a reflexionar sobre ellos.

- Mejora la concentración. Al aislarte por un momento del mundo y centrarte en la lectura, aumentas tu concentración y por tanto, también tu productividad. Además, es una buena manera de contrarrestar los efectos negativos que provocan en nosotros las redes sociales y las tecnologías, ya que estas nos exponen a muchísimos estímulos a una velocidad casi intolerable que reduce nuestra atención.

- Estimula el cerebro. La lectura nos ayuda a mantener la mente sana, ya que estimula nuestra cerebro y provoca la misma actividad neuronal que jugar al ajedrez o resolver un puzzle. Su beneficio es tan positivo que diferentes investigaciones apuntan a que la lectura diaria reduce el riesgo de padecer Alzheimer. 

- Otros beneficios son la adquisición de nuevos conocimientos y aprendizajes, el aumento de vocabulario y la mejora de la escritura, la mejora del pensamiento analítico (el poder asociativo de la mente que conecta y ordena la información que recibimos) y una mayor propensión a aprender más rápido otros idiomas.  

Cómo crear un hábito de lectura diario

Como habrás visto leer nos ayuda en muchos aspectos de nuestra vida, pero ¿cómo podemos adquirir un hábito de lectura diaria? Sabemos lo difícil que resulta encontrar un momento para leer entre las responsabilidades del día a día, ¡pero no es imposible! Si de verdad quieres crear este hábito tan saludable y placentero, coge boli y papel que voy a contarte una serie de trucos para que no pases ni un solo día sin leer:

- Encuentra un libro que te guste. El primer paso es buscar libros que puedan gustarte, ya sea porque pertenecen a un género que te encanta, son la publicación más reciente de tu escritor favorito o simplemente porque la sinopsis suena espectacular. Una vez tengas una lista de posibles candidatos, elige el que más te provoque curiosidad o ganas de leer. Un truco es que, si no estás acostumbrado a leer, elijas un libro corto y ameno. De esta manera estarás seguro de poder terminarlo y aumentarás la motivación por continuar con tu nuevo hábito de lectura. Aquí y aquí os dejo algunos libros que os pueden gustar.

- Organiza tu rutina. Hazte un horario con las actividades que sueles realizar a diario y el tiempo que te conllevan, de esta manera podrás buscar huecos libres para leer. Un buen momento suele ser antes de irnos a dormir, aunque a lo mejor prefieres hacerlo por las mañanas. ¡Recuerda que también puedes aprovechar los ratos en el transporte público!

- Lee lo que puedas. Al contrario que muchos bloggers de literatura, yo no te recomiendo que establezcas un tiempo determinado para leer (por ejemplo, 20 minutos al día), sino que leas lo que puedas y te apetezca. Si un día son 5 minutos, ¡bienvenidos son! Y si otro son dos horas, pues también. Cumple con un mínimo de una página o dos y por supuesto, no leas si no te sientes motivado (en ese caso deberías cambiar el libro que elegiste, puede que no sea el adecuado para ti).

- Escríbelo o cuéntaselo a alguien. Como cuando nos queremos poner en forma y le contamos a nuestros amigos que vamos a ir al gimnasio, o como cuando queremos empezar a comer bien y compartimos fotos de nuestras nuevas recetas, la intención de crear un hábito de lectura diaria debería compartirse. Comentárselo a un amigo o escribirlo en un papel nos ayudará mucho más de lo que creemos en desarrollar este hábito, ya que nos sentiremos más comprometidos a cumplirlo. 

- Marca tus lecturas en un calendario. Por último, marca los días que leíste en un calendario para poder ver los días que cumpliste con tu objetivo a final de mes o a final de semana. Lo importante es que a la larga hayan más días marcados que sin marcar. Os dejo un par de Daily Habit Trackers del blog Life on Waller que encontré en Pinterest. ¡Espero que os sirvan!

Descargar Daily Habit Trackers

¡Y hasta aquí los consejos para adquirir un hábito de lectura diaria! Recuerda que la lectura es para disfrutar y pasarlo bien. Nunca lo tomes como una obligación, sino como un momento dedicado a ti, así que si el libro no te gusta, cámbialo, y si un día no puedes porque te es imposible, no te sientas mal. Lo importante es que a final de mes hayas leído más días que menos. 

¿Y vosotros? ¿Cada cuánto leéis? ¿Cuándo le dedicáis un momento a la lectura? ¿Qué consejos le daríais a alguien que quiere aficionarse a leer? 

8/9/17

Cómo empezar a escribir tu (primera) novela

cómo escribir una novela, cómo escribir primera novela

¡Llegó septiembre! Y con ello, ¡nuevos posts para mis escritores favoritos! Como veis, vuelvo con un diseño totalmente renovado que espero que os guste, ¡y por supuesto, con muchas ideas de contenido! He estado organizándome concienzudamente para que tengáis un poquito de mí todas las semanas y así no dejemos de aprender y de compartir información interesante durante los próximos meses.

Hoy os voy a hablar de cómo escribir un libro; aunque eso sí, no un libro cualquiera, ¡sino tu primer libro! Escribir un libro no es nada fácil, pero si ya hablamos de escribir tu primer libro... Pues ágarrate que vienen curvas. Por eso, hoy vamos a ver cinco consejos para intentar resolver la temida pregunta de cómo empezar a escribir tu primera novela, que oye, también pueden útiles para escritores más consolidados (que seguro que son tan majos que nos dejan su experiencia en los comentarios, ahí lo dejo).

1. Define el tema de tu novela

Antes de comenzar a escribir tu (primer) libro, elige un tema que te gustaría tratar, que te atraiga, te incite curiosidad o conozcas de primera mano. No es un resumen de tu historia, sino una palabra (o un par) que defina en qué se va a centrar la trama. Por ejemplo, podría ser la amistad o la valentía. Escríbelo en un papel y mantenlo siempre cerca cuando escribas, ya que de esta manera recordarás claramente qué es lo que de verdad quieres trabajar y evitarás irte por las ramas o generar las temidas incoherencias.

2. Crea una premisa

Una vez hayas escogido el tema, crea una frase corta sobre este. Por ejemplo, podría ser "la amistad entre culturas enemigas". Algo corto y simple, con el que puedas englobar toda la trama de tu historia.

3. Define a tus personajes

Es el momento de que elijas quién o quiénes narrarán la historia. Por ejemplo, en nuestra historia de "amistad entre culturas enemigas", las protagonistas podrían ser una princesa y una campesina. De momento, solo define sus características más básicas, ya que posteriormente tendrás tiempo para trabajarlas más en profundidad.

4. Planifica tu novela

Ya tienes el tema, la premisa y los personajes, ¡enhorabuena! Ahora pasamos al plan de ataque. Antes de ponerte manos a la obra, piensa sobre la estructura de tu novela. Voy a ayudarte un poquito con ella para que no te pierdas.

- Introducción: Comienza presentando a tu protagonista y al resto de personajes, sus relaciones, el contexto que les rodea y por supuesto, estableciendo hacia dónde quieres dirigir la historia. En la introducción, deberás incluir el desencadenante; es decir, el hecho o acción que inicia la trama. Por ejemplo, en el caso de "la amistad entre culturas enemigas", el desencadenante puede ser que la princesa se pierda en el bosque y la encuentre una campesina de la tribu con la que su pueblo está en guerra por unas tierras, quien, contrariamente a lo esperado, decide ayudarla.

- Nudo: En esta parte de tu historia se inicia el conflicto principal que tu protagonista tendrá que resolver de una manera u otra. Retomando nuestro ejemplo, la protagonista se hace amiga de la campesina, descubriendo que su tribu no es "tan mala" como la habían hecho creer y viendo unos valores y una cultura maravillosos en su gente. Nuestra protagonista vuelve a su poblado y tendrá que decidir si poner fin a esa guerra enfrentándose a su padre y a su gente, o ignorar lo que ha conocido para que así su pueblo tenga las tierras que necesita para cultivar y no morir de hambre.

En esta parte de la historia puedes añadir un giro argumental para sorprender al lector. Por ejemplo, que la tribu contraria asalte al padre de la protagonista por sorpresa, acabando con su vida.

- Desenlace: Por último, tendrás que resolver la historia. En esta parte de la historia tendrás que afrontar el conflicto principal y cerrar tanto la trama principal como las subtramas. En nuestra historia, la princesa tendría que decidir si mantener la amistad con la campesina y establecer un acuerdo de paz, o vengar la muerte de su padre y aniquilarlos a todos ¡tú decides cómo acaba!

Cuando tengas la estructura principal, será la hora de que crees las subtramas. Ten en cuenta que ninguna subtrama debe eclipsar a la trama principal, ya que su objetivo es únicamente enriquecer la lectura y entretener al lector.

5. La escaleta

Para acabar de organizar tu novela tendrás que distribuir las ideas. Para ello puedes emplear la técnica narrativa de la escaleta, en la que estructuras la historia por capítulos. Puedes hacer un resumen de los mismos o fijar la idea de lo que quieres trabajar. También puedes hacerlo por escenas, si te sientes más cómodo.

¡Estos han sido todos los consejos para escribir tu primera novela! Recuerda que si tu historia se va a basar en algún momento histórico necesitarás documentarte primero, así que antes de planificarla ponte a investigar. ¡Espero que os haya sido útil el post ¡No olvidéis tener paciencia, perseverancia y confianza en uno mismo a la hora de escribir, sobre todo con vuestro primer capítulo!



¿Cómo os organizáis vosotros a la hora de escribir una historia? ¿Cómo fue escribir vuestro primer libro? ¡Nos vemos en los comentarios! 

9/7/17

Fondos molones para escritores + Recopilatorio de los mejores posts


El verano ha llegado. Y sí, como muchos de vosotros ¡voy a desconectar unos cuantos días! Este año voy a cumplir un sueño que llevo muchos años queriendo hacer: ¡viajar a Noruega! Sí, sí, para algo he trabajado este curso así que este sábado (sí, para vosotros, ayer) cojo el vuelo y no volveré hasta el día 24 de Julio. Deseadme mucha suerte porque nos vamos en modo Camping On, con la tradicional tienda de campaña, la mochila y un cochecito que esperemos que aguante los más de 1000 kilómetros que pensamos hacer por el oeste de Noruega.

¡Pero no quería irme sin despedirme! Aunque estas últimas semanas han sido un poco locura entre mi trabajo de fin de máster y los encargos de plantillas que he recibido, he hecho un esfuerzo por sacar un huequito y prepararos un regalo de despedida. Son unos fondos veraniegos muy molones para vosotros, escritores, que espero que os saquen una sonrisa cada vez que os pongáis frente a la pantalla del ordenador a continuar con vuestra novela.


Además, he querido dejaros un recopilatorio con los mejores posts de los últimos meses, y también los más útiles para comenzar una novela (¡que sé que muchos aprovecháis estos meses de verano para empezar nuevos proyectos! También os dejo los FREEBIES que podéis utilizar. Prometo hacer un nuevo Personajario y Cuaderno del escritor en cuanto saque tiempo, que sé que muchos me comentáis pidiéndomelo.

TOP MEJORES POST

Cómo describir un beso en una novela por qué tener un blog de escritor Cómo aumentar vocabulario
errores de los escritores noveles descubre tu perfil de escritor Cómo emocionar a tus lectores
14 consejos para ser más original cómo escribir bien los diálogos Cómo superar el bloqueo creativo

CÓMO EMPEZAR UNA NOVELA

CÓMO ORGANIZAR Y CREAR UNA NOVELA cómo crear el mundo de tu novela Cómo escribir el primer capítulo
cómo escribir un libro paso a paso elegir el nombre de tus personajes Cómo titular tu novela
LIBROS PARA EL VERANO

libros juveniles de acción
libros juveniles románticos
libros juveniles más vendidos
Ojalá os sean útiles y os sirvan para escribir muchíiiiiiiisimo este verano.

Aprovecho también para recordaros que si alguno está interesado en un diseño para su blog puede mandarme un correo a alicia.escritos@gmail.com. No obstante, no podré empezar nuevos encargos hasta el 24 de Julio.

¡Espero que tengáis unas vacaciones espectaculares vayáis donde vayáis! No sé si publicaré algo más en Agosto, si no... ¡nos vemos en Septiembre! Contadme, ¿dónde vais a ir vosotros? ¿Os quedáis en vuestra ciudad? ¿Qué planes tenéis? ¡Disfrutad muchísimo, desconectad y sobre todo vivid el momento! ¡Nos vemos muy pronto!

25/6/17

Cómo aumentar el vocabulario y ser mejor escritor

aumentar vocabulario, ampliar vocabulario, escribir, libro, novela, escritor, cómo mejorar mi novela

Que a escribir se aprende escribiendo, es innegable. Como todo arte, escribir exige dedicación, tiempo y esfuerzo. No todo es cuestión de talento, por mucho que nos gustaría creer a más de uno. No obstante, por muchas horas que le dediquemos a nuestra novela, a veces notamos que nuestra narración está oxidada, como si las palabras no fluyesen o fuesen escasas y repetitivas. Puede que se deba a que estés experimentando un bloqueo creativo, un mal día o a que estés muy estresado. Pero también puede deberse a una falta de vocabulario. 

Está claro que cada uno de nosotros tiene su propio estilo narrativo y que tenderemos a emplear unas palabras en vez de otras, pero cuando notemos esa sensación de sequedad en la lengua mental de nuestro cerebro es el momento de parase y enriquecer nuestro vocabulario. Hoy vamos a ver unos consejos muy sencillos que nos ayudarán a aumentar el vocabulario y que, por consecuencia, mejorarán nuestra escritura.

1. Lee, siempre

Suena obvio, pero es lo más efectivo. Cuando lees aprendes nuevas palabras, nuevas expresiones, otras formas de comunicarse con el lector. Cuando haya una escena que te emocione, párate y analízala: ¿cómo ha conseguido el escritor conectar contigo de esa manera tan única? ¿Qué palabras y expresiones ha utilizado? De esta manera no solo ampliarás vocabulario, sino recursos. Además, leer mantendrá tu mente despierta, así que si estás pasando por un momento de bloqueo o te encuentras tan abrumado por la rutina diaria que no sacas un hueco para seguir con tu novela, leer te ayudará a no perder la inspiración ni el deseo de escribir.

2. Ten a mano el diccionario

Leer es el primer paso para ampliar vocabulario, pero siempre que lo hagamos con un diccionario al lado. Si cada vez que vemos una palabra que desconocemos pasamos de largo, no aprenderemos absolutamente nada. Sé que pararse en cada página puede ser un auténtico coñ**** (yo no lo hago, y menos cuando estoy enganchada a lo que estoy leyendo), aunque sería lo más correcto; no obstante, para los vagancios como yo, existe la alternativa de subrayar las palabras con lápiz. Así, cuando acabemos de leer, podremos buscarlas con calma y ampliar nuestro vocabulario. No olvides que, si no tienes un diccionario en casa, puedes instalarte el de la RAE en el mismo móvil o consultarlo online. 

3. Crea tu propia lista.

Hazte con una libreta pequeñita que te quepa en cualquier bolsillo. De esta manera siempre podrás apuntar las palabras y expresiones que desconocías, aunque estés fuera de casa. Si eres más moderno, puedes hacerlo en el móvil. El objetivo de esto es que puedas consultar posteriormente la lista y no olvides esas nuevas adquisiciones. Así, cuando notes esa oxidación en tu narración, podrás ir a tu lista y ver si puedes emplear alguna de las anotaciones para ese momento.

4. Apps para ampliar vocabulario

Hay muchíiiiiisimas aplicaciones para escritores que son súper útiles y que nos pueden servir para organizar nuestra novela, nuestros personajes, el tiempo de escritura... Y, por supuesto, ampliar vocabulario. Mirando en PlayStore, he encontrado estas dos apps que me han parecido muy chulas: Palabros: Amplía Vocabulario y Vocabulario diario en español. La primera es un juego en el que se nos presenta una frase y se nos pregunta por el significado de una de sus palabras. Tienes un tiempo limitado y vidas que vas perdiendo cada vez que fallas. El segundo, es una app que nos presenta una definición diaria de una palabra. Puedes ir apuntando todas las palabras que no sepas en tu lista personal.

Y por último, recuerda: ¡moderación! Es genial que con estos tips vayas a aprender 200 palabras nuevas esta semana, pero modérate. Aprender nos hace felices, eso está claro, pero no vayas a tu ordenador, abras tu novela y, pletórico y lleno de júbilo, comiences a utilizar cada una de las palabras que has ido adquiriendo. Estas nuevas palabras y expresiones enriquecerán tu novela y tu estilo cuando sepas utilizarlas en el momento preciso, aunque, si quieres soltarlas del tirón, siempre puedes ir a Pasapalabra y ganarte algún que otro dinerillo...😉

🔻 ¿Os ha sido útil la entrada de esta semana? ¿Qué estrategias utilizáis vosotros para ampliar vocabulario? ¿Apuntáis las palabras desconocidas o sois vagos como yo? 🔻

📌 COMPARTE, COMENTA Y SUSCRÍBETE

18/6/17

Sexo, amor y personajes estereotipados en la novela juvenil

estereotipos, novela juvenil, amor, relaciones toxicas, violencia de genero en adolescentes, machismo

Lo confieso: estoy harta de los personajes estereotipados. Estoy muy cansada de que el protagonista masculino sea el protector y de que la protagonista femenina sea frágil, torpe o insegura de sí misma. Y reconozco que no me había dado cuenta de la importancia que tienen estos papeles hasta hace muy poco.

Recientemente vi Luna Nueva (ya sabéis, la saga Crepúsculo) y me enrabieté. Mucho. No os voy a engañar: he sido la primera que escrito este tipo de historias. Me han gustado, y en parte me siguen gustando, aunque creo que algo en mi cerebro chirría cada vez que leo una frase en la que la protagonista es descrita como "inocente, indefensa" y, en cambio, el protagonista masculino es definido como "protector, seguro, compasivo". Ya sabéis, la típica relación que se ve en muchas de las novelas juveniles.

No obstante, hace unos meses elaboré un trabajo para mi máster que me hizo reflexionar mucho sobre este tema. El trabajo trató sobre la violencia de género en la adolescencia y, creedme, me sorprendió demasiado. Para mal. Os resumo (porque no quiero abrumaros a base de datos, estadísticas y estudios): las adolescentes confesaban abiertamente que los chicos "buenos" (aquellos más dulces, que las trataban bien, que las cuidaban más...) eran vistos como poco atractivos, y los chicos "fuertes, divertidos, seguros de sí mismos, románticos, excitantes, buenos, pero no demasiado" eran vistos como el novio perfecto. Por su parte, los chicos que no cumplían con este patrón se sentían "poco masculinos" y "rechazados por las chicas" por lo que muchos acababan comportándose como verdaderos idiotas simplemente por ser "atractivos" (y sí, para mí esa actitud arrogante que tanto está de moda entre los chicos me parece de idiotas, no de hombres).

Leyendo las confesiones de las chicas aluciné. Os voy a ser sincera: nunca he sido de la clase de chicas a las que le gustan los malotes. No he sido de las que les gusta que la traten mal, ni de esas que toleran que el tipo aparezca y desaparezca cuando le apetece. Siempre he tenido muy claro cómo quería que fuese mi pareja. Pero sí me he visto afectada en otros aspectos: en mi propia concepción, en la del amor, en la del sexo.

¿Sabíais que las características más valoradas en las mujeres son la belleza, la generosidad, la ternura y la capacidad de sacrificar sus propios intereses en beneficio del hombre? ¿Sabíais que las del hombre son que sea carismático, decido, activo sexualmente y un líder para sus iguales? De verdad, ¿cómo se debe sentir un individuo, sea mujer u hombre, que no responda a estos perfiles? ¿Acaso alguien quiere sentirse poco atractivo por no cumplir lo que se supone que es un reflejo de su naturaleza? ¿Un hombre quiere ser catalogado como "femenino" por ser sensible y tierno, y una mujer como "marimacho" porque no soporte a los bebés? No, o al menos la inmensa mayoría preferirá actuar "como le toca" para sentirse bien, para sentirse "más atractivo" para el género opuesto.

Desgraciadamente, nuestra sociedad sigue estando basada en un patrón naturalista en el que se le otorga un poder legítimo al varón sobre la mujer. De ahí nacen todos esos pequeños gestos y comentarios que tanto hombres como mujeres hacemos y decimos a diario. Parecen inofensivos, casi un susurro que pasa desapercibido en el transcurrir de los días, pero que ahí están, recordando quién manda y quién está sometido. Ojo, con esto no quiero decir que todos los hombres vayan pregonando por ahí que son más que las mujeres ni que las mujeres vayan dejándose dominar. Digo lo que veo, y lo que veo es que todos estamos influidos por estos patrones y que, queramos o no, siempre hay algo en nosotros que se inclina hacia ellos. Sin ir más lejos, cuando le pides a tu chico que vaya a la barra a pedir, que se encargue de los arreglos de la casa, que te recoja por la noche para no volverte sola... Y ya no hablemos del sexo. ¿Sabéis que la postura preferida por las mujeres es en la que el hombre está encima? Tal vez seré mal pensada pero, ¿no se deberá a un deseo intrínseco de la mujer de ser dominada? ¿Por adoptar el "papel que le corresponde" socialmente, por el que ha sido educada?

El tema del sexo sin duda es un mundo aparte, pero claramente influido por estos patrones. Ya sabemos que el hombre es un "macho" mientras más sexo tenga con diferentes mujeres (sí, no sirve que sea con la misma) mientras que una mujer es una facilona si actúa así. Además el hombre debe ser el que domine la relación sexual, el que nunca ha sido virgen y el que que mágicamente es un experto en estos temas. Ah, y un tonto que desperdicia su juventud si solo se acuesta con una chica en su vida, aunque esté locamente enamorado de ella. Mucha presión para un solo individuo, ¿no? En fin, no voy a entrar más en este asunto porque acabaría tocando muchos otros puntos que se escapan de este post y enfurruscándome demasiado.

Pero ¿a qué se deben estos patrones? ¿Realmente son parte de nuestra naturaleza? Por suerte o por desgracia, muchas actitudes y comportamientos son aprendidos y definidos como "naturales". Lo cierto es que muchos estudios sobre este tema apuntan a dos factores principales en el desarrollo de la violencia de género en adolescentes: el ideal del amor y el aprendizaje social.

Está claro que no podemos cambiar la concepción de los hombres y de las mujeres de un día para otro. Sería imposible, porque están arraigados en lo más profundo de nuestra sociedad y una parte de nosotros mismos desea conservarlos para seguir sintiéndonos identificados con nuestra sexualidad. Pero tampoco podemos ignorarlos: si escribes, eres responsable de lo que escribes. Dígamos que sería un poco como el dilema de Spiderman: un gran poder requiere de una gran responsabilidad. Escribir es un gran poder, y más cuando es literatura juvenil. 

estereotipos, novela juvenil, amor, relaciones toxicas, violencia de genero en adolescentes, machismo

Retomo el ejemplo de Crepúsculo, concretamente el de Luna Nueva. Lo siento, pero aquí van algunos spoilers para los que no lo hayan leído o visto: cuando Edward decide ABANDONAR a Bella para "PROTEGERLA" de sí mismo, ella entra en una profunda depresión. Su mundo se derrumba por completo, deja de ser ella. En este momento Bella nos enseña que es pura fragilidad expuesta a un tío. A UN TÍO, por muy vampiro que sea. Cuando veía la escena en la que Bella era capaz de arriesgar su PROPIA VIDA para conseguir que Edward regresaba me dieron ganas de entrar en la película y gritarle lo ESTÚPIDA que era. Está claro que es una peli enfocada a adolescentes y que el amor se vive con mucha intensidad pero, ¿qué está fomentando? ¿Que si tu novio te deja tu vida se acaba?

Aquí entra la terrible idea del amor romántico. Sí, suena muy inofensiva. La palabra "romántico" nos trae a la cabeza atardeceres con nuestra pareja, esa caricia tierna en la mejilla, un susurro en el oído que nos estremece con un "te quiero"... Pero es un engaño. Tristemente, la mayoría de los adolescentes asimilan conductas peligrosas como parte del amor romántico. Este amor, duele, y se asociado al sufrimiento. "Si te quiere te perdonará" "Si te quiere cambiará"... Tonterías varias, frases que solo alimentan mentiras. "Está celoso/a, eso es que te quiere". Ah, cómo no, los celos; algo también muy utilizado en la novelas juveniles como prueba de amor. La realidad, es que ese amor romántico esconde los prototipos de chico "fuerte, protector" y chica "débil, frágil" a la que debe proteger. Esconde el verdadero amor.

El verdadero amor no duele.

El verdadero amor no esconde nada más que dos corazones que se entienden, que se complementan. 

A eso se reduce mi reflexión de hoy. Si escribes novela juvenil, por favor sé consciente de lo que estás escribiendo. Sé consciente de lo que estás fomentando en gente joven. Fomenta relaciones sanas, reales, en las que los individuos son libres e independientes el uno del otro. No todos los chicos son unos arrogantes, al igual que no todas las chicas necesitan a un hombre que las defienda. Intenta dejar de lado los prejuicios, los estereotipos de género que están a nuestro alrededor. Sé que es difícil, casi imposible porque están dentro de nosotros, pero inténtalo. Ya hay bastantes patrones de este tipo en las películas, en la música... No los fomentes en la literatura. No permitas que gente joven asimile que el amor son celos y sufrimiento por el ser amado; no permitas que un chico se sienta mal porque le gusten las flores o los abrazos cariñosos; no permitas que una chica se tenga que sentir frágil para sentirse mujer.

Tú y solo tú tienes la oportunidad de ir tejiendo nuevos patrones, de crear nuevas protagonistas que no sean torpes, inocentes y frágiles, de crear nuevos protagonistas varones que sepan expresar sus sentimientos y que no se avegüencen de ellos. Tú y solo tú tienes la capacidad de fomentar patrones sanos en los jóvenes que lean tus historias y evitar que asimilen las relaciones tóxicas como parte de un amor romántico. 

Esto es todo por hoy. Sí, volvía con muchas ganas de hablar y sobre todo de este tema. Me he dejado llevar mucho en este artículo y espero que os haya hecho pensar y reflexionar, y por supuesto que os haya gustado. Me encantaría saber qué pensáis vosotros sobre este tipo de personajes en la novela juvenil, sobre los estereotipos que hay en nuestra sociedad, o de cualquier cosa que os haya sugerido el tema. Creo que todos somos esclavos en parte de estas actitudes y creencias que se han ido elaborando a nuestro alrededor, pero podemos ser conscientes de esta esclavitud.

Sé que os lo pido siempre, pero hoy más que nunca: si el post te ha sido útil, no olvides compartirlo para que esta reflexión llegue a más gente. Entre todos podemos concienciar sobre la importancia que juega la novela juvenil en las relaciones de pareja tóxicas de los adolescentes. 


Alicia

26/3/17

Tipos de narrador (II): la primera persona

el narrador en primera persona, novela, libro, tipos de narrador
Continuando con el post que vimos hace unas semanas en las que os hablaba del narrador omnisciente y del equisciente, hoy vamos a ver las características principales del narrador en primera persona y de sus ventajas y desventajas a la hora de emplearlo en nuestras novelas.

El narrador en primera persona


En el narrador en primera persona es el propio personaje quien cuenta la historia y configura el eje central de la trama. En este caso, su acceso a la información de otros personajes y hechos es restringido y totalmente subjetivo, condicionado por sus creencias y pensamientos.

Para utilizar un narrador en primera persona y que sea creíble, es imprescindible conocer mucho al personaje y a su voz interior. Debemos recordar que el narrador hablará igual que lo haría el personaje, ya que los dos son uno, y por tanto si nuestro personaje es un villano malhablado, la narración deberá ser acorde a él. De esta forma, conseguiremos que la narración sea lógica y coherente al carácter del personaje, le aportaremos credibilidad y configuraremos una comunicación directa entre él y nuestros lectores.

No obstante, solemos tender a asociar la narración en primera persona al protagonista de la novela, cuando no tiene por qué ser así. Podemos emplearlo desde la perspectiva de un personaje secundario que narre la historia del protagonista. Un ejemplo muy conocido serían las novelas de Sherlock Holmes, en las que las historias se narran desde el punto de vista del Dr. Watson.

El narrador en primera persona suele ser muy buena opción para escribir novela negra, epistolar, bibliográfica... Aunque realmente lo podéis emplear en cualquier género que os guste :)
el narrador en primera persona, novela, libro, tipos de narrador
Ejemplos de libros escritos en primera persona.
¡Y hasta aquí el post de hoy! ¿Qué narrador es el que soléis emplear vosotros? ¿Con cuál os sentís más cómodos? Espero que os haya servido y que hayáis aprendido algo nuevo sobre el narrador en primera persona. Recordad no confundirlo con el narrador equisciente. ¡No te vayas sin suscribirte y compartir el post para que pueda ayudar a más escritores como tú!

19/2/17

Cómo elegir un seudónimo de escritor

seudónimo, escritor, cómo elegir un seudónimo de escritor

Hay muchas razones por las que podemos preferir escribir un libro bajo un seudónimo, como por ejemplo, para sentirnos más seguros al debutar con nuestra obra o para poder trabajar géneros literarios muy diferentes o antagonistas.

Dejando al margen las razones por las que te puedas sentir atraído a emplear un seudónimo en tus obras, la búsqueda de un seudónimo o nick con el que te sientas identificado y representado puede suponer una auténtica epopeya.

Elegir un seudónimo es elegir una segunda piel, una máscara que refleja una parte de nosotros mismos, por lo que encontrar un nombre que nos suene bien, real pero especial, y que nos resulte cómodo, es lo principal.

Y tú dirás "sí, sí, suena muy bonito, ¡pero no se me ocurre nada!". No te preocupes, estoy aquí para que encuentres tu segundo nombre (sí, ese con el que te sientas conectado a la perfección).

1. Analiza tus orígenes


El primer truco para encontrar un seudónimo de escritor con el que te sientas identificado, es tener en cuenta a tus antepasados. Los apellidos y nombres de tus bisabuelos o tatarabuelos pueden serte de gran inspiración si los combinas entre sí. Seguro que alguien tuvo un nombre curioso, ¿o no? En mi familia, por ejemplo, una tía abuela se llamaba Leoncia...

A parte de curiosear los apellidos y nombres de tus familiares, puedes investigar de dónde proceden. Tal vez tengas algunos familiares que se hayan criado en el extranjero o en algún pueblo lejos de tu provincia. Quizás el nombre del lugar pueda inspirarte para tu seudónimo o puedas emplea un nombre tradicional de allí.

2. Juega con tu nombre


Tu nombre puede ser el origen de tu seudónimo si juegas con él. Puedes comenzar invirtiendo el orden de las letras, acortándolo o añadiéndole alguna sílaba. Por ejemplo, Laura sería Arual. Tal vez cambiando alguna letra o añadiendo alguna sílaba extra puede sonar bonito y a su vez esconder tu verdadera identidad. Otro truco es cambiarlo de género. Si te llamas María, puedes usar Mario. Tal vez sea interesante en ciertos géneros o sociedades.

3. Estudia mitología 


Si nada de lo anterior te convence, echa mano de la mitología. Elige una que te guste; puede ser de las más conocidas (romana, griega...) hasta las menos, como la vikinga. La cuestión es que haya algo de esa historia que te llame lo suficientemente la atención como para querer "renacer" bajo uno de sus nombres.

Si no, siempre puedes hacer una pequeña lista de nombres con significados ocultos. Puedes encontrar muchísimos sitios webs con este tipo de información.

4. Inspírate en autores o personajes


Por último, puedes confeccionar una lista con los nombres de tus autores favoritos o personajes (tanto de libros como de series, películas...) e inspirarte en ellos. Reflexiona sobre qué es lo que te gusta de esos nombres: por qué te parecen bonitos, por qué te suenan bien... Además, trata de analizar el género en el que vas a trabajar para orientar más acertadamente tu seudónimo.


¡Y esto han sido todos los consejos de hoy! Por añadir algo más, evita emplear los generadores de nombres porque, al fin y al cabo, queremos que ese seudónimo nos identifique y tenga algo que ver con nosotros mismos.

Espero que os haya sido de utilidad. ¿Vosotros habéis empleado seudónimos alguna vez? ¿Me decís cuáles eran y cómo los elegisteis? No olvidéis compartir la entrada para que pueda echar una mano al máximo número de escritores con estas dudas y nos vemos muy pronto con una nueva entrada :D.

27/12/16

Tipos de narrador: omnisciente y equisciente (¡con libros de ejemplo!)

narrador omnisciente, narrador equisciente, tipos de narrador, tipos de narracion

¡Hola DE NUEVO! No sé ni cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que escribí aquí y es que, como os conté en Mi proyecto creativo, este mes ha sido una auténtica prueba de supervivencia. ¡Pero ya está! ¡YA PASÓ! Ahora vuelvo con muchas ganas de hablar con vosotros y compartir tips e información que os pueda resultar de ayuda para vuestras novelas.

Hoy me gustaría hablaros de los diferentes tipos de narrador. El tipo de narrador que escojamos será clave para muchos aspectos de nuestra novela, por lo que es imprescindible que conozcamos en profundidad las diferencias entre unos y otros. Hoy os voy a hablar de los dos más conocidos: el narrador omnisciente y el narrador equisciente. 

Narrador omnisciente


El narrador omnisciente es aquel que conoce toda la trama de la historia y además lo que sienten y piensan todos los personajes. Dicho de forma sencilla, el narrador omnisciente es un ente que conoce todos los secretos y detalles de la novela y los personajes, sin tapujos ni secretos. Es un personaje que no participa en la historia, simplemente se encarga de dar la información al lector.

Entre las ventajas del narrador omnisciente está que nos permite dar saltos en el tiempo y en el espacio sin mucha dificultad. Además, al erguirse como una voz autoritaria que todo lo sabe y todo lo ve, aporta credibilidad a la novela y sería bastante recomendable emplearlo en novelas de fantasía o de ciencia ficción.

Algunos libros con este tipo de narrador lcon El príncipe de la niebla de Carlos Ruíz Zafón (por cierto, chulísimo. Si no lo habéis leído os lo recomiendo), Juegos de la edad tardía de Luis Landero, El señor de los anillos de J.R.R. Tolkien, Harry Potter y la piedra filosofal de J.K. Rowling...

narrador omnisciente, narrador equisciente, tipos de narrador, tipos de narracion

Narrador equisciente o narrador observador

El narrador equisciente o también llamado narrador observador, es aquel que solo conoce a un personaje. Este tipo de narrador cuenta lo que ve como si siguiese al personaje con una cámara y sugiere el resto. En un primer momento es fácil confundirlo con un narrador omnisciente, pero nada más lejos de la realidad. Este narrador conocerá solo a un personaje (pensamientos, motivaciones...) y la información de los demás estará restringida para él.

Cuando trabajamos con un narrador observador podemos crear una percepción limitada simple (es decir, seguimos con esta "cámara" de principio a fin a un solo personaje) o una percepción limitada global (la "cámara" puede seguir a un personaje u otro en función del capítulo), por lo que el narrador equisciente permite el multiperspectivismo. Puede ser un narrador interesante para novelas de misterio o policíacas, aunque ya os digo que es solo una sugerencia.

Un ejemplo muy conocido de la percepción limitada global  (y también recomendadísimo) es la mítica saga de Canción de hielo y fuego de G.G. Martin en la que cada capítulo se cuenta desde un personaje distinto, aunque existen muchos más como la trilogía de Legend de Marie Lu, True Calling de Siobhan Davis (está en inglés pero OS JURO que es uno de los mejores libros que me he leído en MUCHO tiempo... Si os gusta la novela juvenil DEBÉIS leerlo, además es GRATUITO en formado Kindle), Desconexión de Neal Shusterman y si no me equivoco, Endgame de James Frey.

narrador omnisciente, narrador equisciente, tipos de narrador, tipos de narracion

Y como ejemplos de percepción limitada simple (si no me falla la memoria) Crepúsculo de Stephenie Meyer, Oscuros de Lauren Kate y Hush Hush de Becca Fitzpatrick.

narrador omnisciente, narrador equisciente, tipos de narrador, tipos de narracion

¡Y hasta aquí el post de hoy, que no quiero que se os haga eterno! Prometo traer una segunda parte hablándoos del narrador en primera persona, en segunda y el testigo. No obstante, me gustaría proponeros un ejercicio para practicar el narrador omnisciente y equisciente. Es tan sencillo como coger un papel y un boli y escribir un par de párrafos con cada uno de ellos. De esta manera, podéis ir experimentando con los dos tipos e ir definiendo más vuestro estilo.

¿Cuál es vuestro tipo de narrador más recurrido? ¿Cambiáis de narrador en vuestras novelas u os sentís muy cómodo solo con uno? ¡Ya sabéis que si tenéis alguna duda me tenéis en los comentarios! Ah, y por favor, si os ha servido no os vayáis sin compartir la entrada y sin suscribiros porque es muy significativo para mí y os estaré SÚPER agradecida.

6/11/16

Cuatro técnicas de escritura para cualquier escritor


¡Hola de nuevo 😍! ¿Cómo estáis? ¡Espero que estas semanas hayan ido genial 👏! Hoy quería compartir con vosotros cuatro técnicas básicas de escritura para cualquier escritor. Estas técnicas se pueden aplicar a cualquier parte del proceso de escritura. ¡Espero que os sean muy útiles! ;)

1. Cuidar el lenguaje

Lo primero y lo más importante es cuidar el lenguaje que vas a utilizar. Procura utilizar palabras sencillas y evitar las redundancias. Haz que parezca que apenas te ha llevado tiempo escribirlo, porque ahí reside el verdadero arte de la escritura (y el arte en general, ¿o no? Cuántas veces habremos visto a una bailarina y habremos pensado "si es que parece tan fácil... ¡Eso lo podría hacer yo!" y luego na de na 😂). ¡Ojo! Con esto no digo que no vigilemos el lenguaje, todo lo contrario, digo que en la sencillez está la clave 😉. Ah, y por supuesto no olvides adecuar el lenguaje al contexto de tu historia. 

2. Experimentar

Antes de ponerte a escribir tu manuscrito, dedica un tiempo para probar diferentes voces. Haz ejercicios para trabajar los diferentes tipos de narrador (en mi siguiente posts os hablaré de ellos) e incluso experimenta con los distintos personajes. Es posible que te hayas decantado por un personaje para narrar la historia y de pronto te des cuenta que te sientes más cómodo con la voz de otro.

3. Leer en voz alta

Cuando acabes de escribir el capítulo (o un número determinado de palabras o páginas), párate para leerlo en voz alta. De esta manera, te darás cuenta si repites mucho algunas palabras o si las frases suenan complicadas. Empieza a incorporar este hábito (si aún no lo has hecho) y descubrirás lo útil que es.

4. Lector beta

Por último, cuando acabes tu historia, dásela a alguna persona de confianza a la que le guste el género para que te dé su opinión. Si no conoces a nadie a tu alrededor que te pueda ayudar, en Internet puedes encontrar a muchos lectores beta que te echarán una mano sin problema. De esta forma, podrás ir tanteando qué le parece a la gente e ir haciendo correcciones en base a sus comentarios. Tal vez ellos vean alguna incoherencia de la que no te habías percatado.


¡Y hasta aquí el post de hoy! Espero que os haya gustado y sobre todo, que os haya servido 💪. ¿Usáis alguna de estas técnicas? ¿Cuáles más recomendaríais a otros escritores como vosotros 👀? ¡Nos vemos este miércoles con el penúltimo cuento de los relatos de verano y el domingo con un nuevo post! No os vayáis sin compartir la entrada con vuestros amigos 😍.

¡AHHHH! ¿Os gustaría que intentase organizar un sorteo de Harry Potter ✨? ¡Decidme!

Alicia

Seguir el blog

suscríbete para SEGUIR
APRENDIENDO y no
perderte nada  


Seguir por correo

días 1 de cada mes +
contenido extra
  
* indicates required

10/10/16

Cómo controlar lo que escribes (descargables)


¡Hola de nuevo! Como ya os avisé en mi Twitter, hoy os traigo un descargable muuuy chulo para poder controlar cuánto escribís día a día. Os los he hecho en dos modelos, así que espero que os gusten mucho y que los utilicéis para vuestras historias :D.

> DESCARGAR <
Son seis columnas en las que podéis apuntar la fecha, el número de palabras que habéis escrito ese día y el total de palabras que lleváis escritas. Creo que puede resultaros muy útil, sobre todo si lo combináis con un contrato de objetivos diarios. Como hace un tiempo que hice uno, os lo dejo justo debajo para que podáis descargarlo también.

> DESCARGAR EN NEGRO < | > DESCARGAR EN ROSA <
La verdad es que llevo utilizándolos desde la semana pasada y no he pasado ningún día sin escribir desde entonces ;). Me encanta apuntar las palabras que escribo y ver que soy capaz de alcanzar el objetivo diario que me he propuesto.

Si a vosotros también os cuesta ser constantes con vuestras novelas o perdéis la motivación muy pronto, estoy segura que os van a ayudar. Además, podéis echar un ojo a mis posts antiguos en el que os doy algunos consejos para continuar escribiendo nuestra novela a pesar del bloqueo o la falta de inspiración...

cómo escribir todos los días
cómo escribir un libro rápido
evitar el bloqueo según tu perFIL DE ESCRITOR
cómo sacar tiempo para escribir
cómo superar el bloqueo creativo
dificultades al escribir y cómo superarlas

¿Qué os ha parecido el descargable? ¿Qué hacéis vosotros para no desmotivaros mientras escribís vuestras historias? ¡Nos vemos en los comentarios! :)
Alicia

Seguir el blog

suscríbete para SEGUIR
APRENDIENDO y no
perderte nada  


Seguir por correo

días 1 de cada mes +
contenido extra
  
* indicates required

Templateism | Plantilla personalizada por Read Infinity