Planner para escritores

banner image

¡Hola!

Cómo autopublicar en papel: El proceso editorial


¡Hola a todos! Hoy regresamos con una nueva entrega dedicada a la autopublicación en papel, un sueño para muchos de vosotros. Os recuerdo que la semana pasada ya vimos los primeros pasos de este proceso –Corrección general y búsqueda de editoriales-. Además, ya sabéis que estas entradas forman parte de la saga Crea un blog de novelas que estoy haciendo junto a Grisel de Cafetera de Letras. Os dejo aquí un listado con todo lo que hemos visto hasta el momento: 



EL PROCESO EDITORIAL


Una vez hayas encontrado una editorial que se adapte a tu presupuesto y que te convenza, el primer paso es la firma del contrato editorial. Rechaza cualquier editorial que no te dé un contrato, pues este es sinónimo de profesionalidad y seriedad. En este documento se establecen tus derechos respecto a la obra, los servicios que contratas, los pagos, el número de ejemplares… En definitiva, todo; es el compromiso de ambas partes. Por tanto, léelo con calma y no firmes nada a no ser que estés completamente seguro de lo que conlleva.

Si tienes dudas sobre algún punto, ponte en contacto con una persona que tenga conocimientos sobre el tema. No te aconsejo hacerlo con la propia editorial, pues aunque lo normal es que aclaren tus dudas y te ayuden, si te contactas con una editorial pirata, al verte confundido, les darás todas las herramientas para timarte. 

Lo normal es que al tratarse de una autopublicación te quedes con todos los derechos de tu novela –recuerda haberla reconocido su propiedad intelectual antes–. En otras palabras, el contrato servirá más como un recordatorio de los pagos y los servicios que has concertado. Una vez ambas partes hayan firmado –si es una editorial seria te pedirán que se lo envíes en papel y firmado por carta y te lo devolverán de igual manera, incluso puede que vayan ante un notario a legalizar el contrato–, guarda el documento en un lugar seguro. ¡Es tu salvavidas en caso de que surja alguna irregularidad! 

Después de esto se iniciará la maquetación digital del libro. Lo ideal es que la editorial te enseñe cómo va quedando –las galeradas– y que tú puedas opinar y sugerir cambios en la diagramación. Harás lo mismo con el diseño de la portada –si es que no has contratado un servicio exterior para ello–. Lo correcto es que el autor apruebe cada cambio que se haga en el libro. Eres tú quien paga por el servicio, entonces eres tú quien debe estar satisfecho. Eso sí, déjate llevar también por las recomendaciones de los profesionales en el área.

Cuando la diagramación y el diseño estén listos, pide la maqueta del libro para una corrección final. Se supone que te entregan el libro tal como quedará cuando lo impriman. Fíjate en los errores de maquetado o en el diseño, pero también lee por última vez el libro y verifica línea por línea que no se haya colado alguna errata o que haya, por ejemplo, palabras juntas a consecuencia del cambio de formato. Cuando hayas acabado la revisión de galeradas y des el visto bueno, enviarán tu libro a imprenta y, a partir de ahí, solo deberás esperar a que te los envíen a casa o a que ellos comiencen a venderlo –según lo hayas establecido en el contrato–. Creedme cuando digo que serán días de estrés que solo pasarán cuando, por fin, tengas tu libro en tus manos.



¡Y esto es todo por hoy! Que disfrutes del fin de semana :D. Esperamos que esta entrada te haya resultado muy útil. Y ya sabes, si tienes alguna duda o quieres que tratemos algún tema en concreto relacionado con la autopublicación, déjame tu comentario en la cajita. Y si no quieres perderte la siguiente entrada, suscríbete justo debajo: 


¿Te ha sido útil los consejos? ¿Qué opinas sobre la autopublicación? ¿Te estamos animando a autopublicar en papel?
Cómo autopublicar en papel: El proceso editorial Cómo autopublicar en papel: El proceso editorial Reviewed by Alicia C on 28 marzo Rating: 5

5 comentarios:

  1. Hola, Alicia:
    Gracias por el artículo y por reforzar la idea de no publicar sin firmar un contrato y sin comprender todo lo que allí se expone. Algunos autores, por desconocimiento, firman contratos con cláusulas abusivas y tras ver su libro impreso se encuentran con problemas varios.
    Solo comentarte que antes de la maquetación está el proceso de corrección de estilo (como es un servicio oneroso algunos autores prescinden de ella) y después de la maquetación, como mínimo, debería hacerse una corrección ortotipográfica y la revisión final que planteas en el artículo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mariana!
      Sí, tienes toda la razón respecto al contrato. Es súper importante que veamos todo muy bien antes de embarcarnos en este proceso.
      Respecto a la corrección que comentas, hablé sobre ella en la anterior entrada de Autopublicación :D, ¡pero gracias por decírmelo!
      ¡Un besazo enorme!

      Eliminar
  2. Me ha encantado el artículo.
    Estuve a punto de firmar un contrato con una editorial, pero como no estaba muy segura de ello, me dediqué a investigar sobre ella y al final resultó que era un fraude. Conozco a personas a las que la experiencia le salió más o menos, pero a otras les timaron a base de bien. Así que yo creo que todo el mundo debería investigar un poco dónde se está metiendo o intentar contactar con otras personas que también hayan publicado... Solo por si las moscas. Ese es mi pequeño consejo, jajaja
    Muchas gracias por los consejos y por la sección en general, ¡es genial!
    Un beso~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotras por suerte no tuvimos ningún problema, porque la verdad es que todos hemos visto casos de fraude sobre todo en autopublicaciones. Por desgracia hay que andarse con mil ojos, ¡menos mal que te enteraste y no te timaron!
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  3. La verdad es que hay que estar bien al loro si te quieres meter en el mundillo de las editoriales y tal, porque hay cada una que en verdad no son editoriales, son simplemente imprentas y que aun encima inflan el precio, con servicios que en realidad no hacen y con contratos abusivos.

    Yo ya tengo una lista negra de editoriales (imprentas) a las cuales no acudir.. Pero por suerte para quienes quieran autopublicarse parece que existen lugares buenos a los que acudir.

    Yo personalmente no pagaría nunca por publicar, pero bueno, si te sobra el dinero (cosa que a mi no) y quieres ser el dueño por completo de toda tu historia, sin restricciones, sin depender de si encajas o no con la editorial... ¡adelante! Es la mejor opción y tu historia no va a valer menos que las que publican las editoriales tradicionales.

    Ha estado genial la saga ^^

    un besooo

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.