Cuentos de verano V - Escuela de verano para escritores (Julio)

19:00

escuela de verano para escritores noveles, verano 2016

¡Volvemos al fin con los cuentos de verano! Siento la espera, pero tuve un problema con el ordenador donde tenía guardado todos los retos (murió, en pocas palabras) y hasta que he pensado una solución pues...

Hoy conocemos a César, un escritor que ganó con su texto el reto 5. El reto 5 consistía en escribir un pequeño relato con un protagonista de veintidós años que acababa de divorciarse y había decidido vivir en un barco y viajar por todo el mundo. ¡Os encantará!

CÉSAR. - GANADOR DEL RETO 5


Me llamo César Ariza Piñeiro y soy de un pueblo de la costa coruñesa. Tengo publicado un libro de relatos de terror (“Contos de soños e sombras”, Urco Editora, 2013) y varios relatos breves y microrrelatos en antologías (en gallego y castellano). Actualmente estoy escribiendo una novela de terror fantástico y adaptando a guion cinematográfico mis propios relatos.

Ya conocía el blog de Alicia, así que cuando vi que hacía un curso no lo dudé y me apunté. Fue muy ameno y me divertí mucho con los retos, era lo que buscaba después de un tiempo sin escribir por culpa del trabajo: coger otra vez la practica y la costumbre de escribir a diario.

CUENTO 5

—No sabes cuánto te envidio —me dijo mirando al horizonte con las manos aferradas al timón.
—¿A mí? —respondí riéndome ante lo que pensaba que era una ocurrencia de Alba. Pero ella hablaba muy en serio.
—Puedes soltar amarras cuando quieras y navegar. Tú, el mar y nadie más.
—Si no tuviese obligaciones...

Quedamos en silencio un momento, contemplando la puesta de sol.

—Si quieres, te lo vendo —dije soltando una carcajada sin otra pretensión que animarla un poco.
—Vale —respondió tomándolo en serio.
—¿Lo dices de verdad? —contesté entre sorprendido y extrañado.
—Sí. Ahora que me he divorciado quiero empezar de cero. Estoy pensando en vender la casita de la playa.
—¿La casa que heredaste de tu abuela? Te la cambio por el velero —solté otra carcajada que se me heló en la cara al ver cómo Alba me miraba seriamente y me extendía la mano.
—Hecho —dijo.

Sus ojos verdes resplandecieron y, cuando salí de mi estupor, estaba apretando su mano. Vi a Alba sonreír después de muchos meses. Solo tenía veintidós años pero la vida la había hecho madurar rápido. Ya no era la niña que conocí. Nunca logré entender por qué la dulce y divertida Alba se había casado con el más gilipollas de la pandilla. Celoso, le auguré poca vida a su matrimonio y acerté: no llegó a los dos años.

Durante el mes que duró el papeleo del intercambio, no dudó ni una sola vez de lo que hacía; ni dio nunca muestra de arrepentirse de nuestro acuerdo. Guapa, simpática y decidida, ¿cómo no iba a estar enamorado de ella?

Se mudó a vivir al barco aquella misma noche y las siguientes semanas le estuve dando un curso intensivo de navegación. Y una mañana, temprano, se fue. Soltó amarras, desplegó la mayor y salió del puerto con viento del sur. A través de la emisora traté de convencerla para que volviese; le dije que aún no estaba preparada para navegar en solitario, pero no me hizo caso. Tampoco insistí demasiado. Admiraba su coraje y su decisión de buscar su sitio. Y ese sitio era el ancho mar.

Su ex marido llegó un día a la casita de la playa –ahora mi casa– y encolerizado me gritó que la había engañado y estafado; que me fuese de allí; que me iba a denunciar... Nos agarraron para no llegar a las manos. Les hice ver a los chicos de la pandilla que todo fue legal y me dejaron en paz. Su ex ya no volvió a molestarme.

Una noche que contacté con Alba se lo conté y ella se rió.

—Me alegra que te divierta —le dije—. Porque estaban allí Xoan, Santi y Xocas, que si no, ahora serías viuda.
—Soy feliz. Y es gracias a ti.
—No será para tanto.
—En serio, te lo agradezco.
—Cuando vuelvas, aquí está tu casa —dije reprimiendo una lágrima.
—Volveré, no te preocupes. Busca la felicidad tú también. Corto y cierro.


¡Esto ha sido todo por hoy! ¿Os ha gustado el texto de César? Disfruté muchísimo conociéndole y leyendo todos sus retos, aunque este sin duda me enamoró. 
Alicia

Seguir el blog

suscríbete para SEGUIR
APRENDIENDO y no
perderte nada  


Seguir por correo

días 1 de cada mes +
contenido extra
  
* indicates required

0 comentarios

Subscribe